Son tiempos difíciles, la pandemia del coronavirus esta afectando a prácticamente toda la sociedad, pero no por ellos debemos bajar los brazos. Debemos aprovechar esta época de confinamiento para reflexionar y mirar al futuro.

Parar no es detenerse

Estas dos palabras guardan una gran diferencia. Es momento de «parar» hacer un stop en la vida, para buscar dentro de nosotros un cambio para el futuro. Nunca debemos detenernos en nuestros sueños.

¿Todavía piensas que significa lo mismo? Lee esta historia.

El joven de Woolsthorpe Manor

En 1665, la Universidad de Cambridge mandó a casa a todos sus estudiantes por la amenaza letal de la peste bubónica.

Uno de sus alumnos, de origen tan humilde que se costeó la carrera limpiando los orinales de otros compañeros, fue obligado, recién graduado, a regresar a Woolsthorpe Manor (en Inglaterra), su pueblo natal, y a permanecer allí confinado casi dos años.

Aquel joven se llamaba Isaac Newton, y su aislamiento forzoso se convirtió, sin duda, en la mayor aportación que ha hecho una pandemia a la historia del conocimiento científico. Allí, con o sin episodio de manzanazo en la cabeza, el físico inglés empezó a dar forma a la ley de gravitación universal.⁣⁣

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.